Recuerda cuando el banco te decia: “Usted debe contratar esto, si quiere firmar la hipoteca”. Una frase que venía a insistir en la necesidad de que un cliente contrate otra serie de productos financieros, si desea que el banco le conceda lo que realmente quiere el cliente: una hipoteca.

03 febrero 2017

¿Te imaginas ir al taller para comprar unos neumáticos, y que este te obligue a comprar también una batería del coche? Incluso, aunque no la necesites. Y si no la compras, no te dará los neumáticos… De locos, ¿verdad?

Cuestiones que en otros sectores parecen impensables, se convirtieron en los últimos años en el modus operandi de las entidades de crédito a la hora de ofrecer la contratación de un préstamo para la vivienda. Pero todo llega. Es momento de hacer justicia. Puedes reclamar o invalidar la aplicación de dichos productos, en el caso de que los tengas incluidos en tu contrato hipotecario

El Crosseling o venta cruzada

Este es el principio en el que se basa el banco para haber ejercido la obligatoriedad descrita en las primeras líneas del artículo. La venta cruzada consiste en generar una necesidad sobre un cliente, para que este contrate otros productos adyacentes. Un ejemplo práctico sería que adquieras un pantalón, y la dependienta te incite a comprar un cinturón a juego. Aunque de un modo muy básico, esto sería un ejemplo de venta relacionada.

Sin embargo, los bancos lo que hacían era imponer la contratación de seguros de vida o productos de ahorro privado, como condición para obtener lo que realmente había demandado el cliente: una hipoteca. Algo claramente delimitado en la Ley Hipotecaria, hasta el punto de que en este texto, se reconoce la obligatoriedad del notario de avisar en la lectura de la Hipoteca de que se está produciendo este hecho, en el caso de que así lo constate.

Otras técnicas utilizadas por los bancos

Las entidades de crédito también han ofrecido la contratación de productos ajenos a la hipoteca a cambio de una bajada del interés variable en esta. Cuestión que tampoco puede estar incluida en tu contrato.

Por todo lo anterior, tráenos tu escritura de tu hipoteca para que podamos valorar si existen cláusulas abusivas. Es posible que dicho acuerdo no tenga validez, y puedas recuperar tu dinero

¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte!